Más que un balance…

Transcribo para ustedes algunas obligaciones no exentas de dificultad que deben cumplir los contribuyentes…, las empresas, o bien dicho, los contadores.

Sí, porque, si bien “prometieron” en algún momento que su pyme ya no iba a requerir Contador y/o Contabilidad, al parecer es todo lo contrario, considerando las reformas tributarias y las complejidades del sistema impositivo nacional.

Veamos:

Las empresas obligadas a declarar el Impuesto de Primera Categoría (IDPC), o sea impuesto a la Renta o Impuesto a la empresa, determinado en base a renta efectiva según contabilidad completa, deberán confeccionar y llevar los registros que a continuación se señalan, incluyendo las anotaciones que correspondan, al término de cada ejercicio, conforme al diseño, requisitos y demás antecedentes exigidos y contenidos en el Anexo N° 1, de la Resolución Ex. N°19, estos son:

  1. a) Registro RAI, que controla las rentas afectas a impuestos finales.
  2. b) Registro DDAN, que controla la diferencia entre la depreciación acelerada y normal.
  3. c) Registro REX, que controla las rentas con tributación cumplida, las rentas exentas de IGC o IA e ingresos no constitutivos de renta y;
  4. d) Registro SAC, que controla el saldo acumulado del crédito total disponible contra impuestos finales.

Los contribuyentes estarán liberados de preparar y mantener los registros señalados cuando no mantengan, perciban o generen rentas exentas de los impuestos finales, ingresos no constitutivos de renta o rentas con tributación cumplida, o sea aquel que viene del Régimen general A (vigente al 32.12.2019) Atribuido, y tiene, por mínimo que sea, un saldo RAP, deberá llevar los registros señalados, mientras se mantenga el ingreso no renta.

Adicionalmente, si se efectúa una devolución de capital, en el año comercial siguiente o subsiguientes a aquel en que se hubieren liberado de llevar los referidos registros, deberá reconstituirse el saldo de estos para ese año comercial y los siguientes.

También, los “contribuyentes” deberán registrar la determinación de la Renta Líquida Imponible (RLI), considerando el esquema contenido en la resolución ya indicada, la que se entiende como un registro obligatorio más.

Además, deberán mantener un registro separado, en el que conste el detalle de las partidas o cantidades dispuestas en los incisos primero y tercero del artículo 21 de la LIR, con la individualización de los beneficiarios de dichas sumas, es decir de gastos rechazado, por los que se aplica “otro” impuesto, dependiendo si se benefició una persona, ejemplo socio, o la empresa.

Los “contribuyentes” para efectos de acreditar el cálculo o el monto del gasto necesario para producir la renta por concepto de depreciación, deberán llevar el control de la depreciación normal y/o acelerada de los bienes del activo inmovilizado, para lo cual podrán utilizar el formato (optativo) dado por la resolución en comento.

Los registros con las anotaciones de carácter obligatorio que se requieren en cada uno de los registros comentados y establecidos en la Resolución EX. N°19, deberán confeccionarse antes de presentar la declaración de impuestos anuales a la renta del ejercicio correspondiente (Formulario 22).

 

La información que emana de los referidos registros constituye la base fundamental de aquellos antecedentes que deben ser puestos en conocimiento del Servicio a través de la declaración anual de impuestos a la renta y las declaraciones juradas que este requiera vía resolución.

Al término de las anotaciones efectuadas en los registros referidos en la presente resolución deberá anotarse el nombre, Rut y firma del contribuyente o del representante legal de la empresa, de los profesionales técnicos encargados de su confección, y la fecha en que se confeccionaron los mencionados registros.

La contravención o incumplimiento de lo dispuesto en la presente Resolución será sancionado en la forma prescrita en el N° 7 del artículo 97 del Código Tributario.

Las obligaciones establecidas en la presente Resolución rigen desde su publicación en el Diario Oficial, respecto de las operaciones realizadas a partir del día 01.01.2020. No obstante, no serán sancionadas de acuerdo al resolutivo anterior las eventuales diferencias por errores en la confección de los registros por el año comercial 2020. Uufff, algo es algo.

 

¿Y la simplificación?

Los contribuyentes que tributen conforme al régimen del N° 3 de la Letra D del artículo 14 de la LIR, o sea PYMES, que hubieren optado por declarar su renta efectiva según contabilidad simplificada, y los que se acojan a las disposiciones del N°8 de la letra D) del artículo 14, deberán llevar un Libro de Caja que refleje cronológicamente el resumen diario del flujo de sus ingresos y egresos según el formato que se establece en la Resolución Ex. N°14 de este año, el que deberá ser confeccionado según las instrucciones contenidas en anexo de dicha resolución.

Comparte este artículo

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Otros contenidos

Síguenos