¿No se requiere contador?

En el mes de febrero del 2020, en un diario de circulación nacional, se podía leer afirmaciones hechas por altas autoridades de este país, en relación a que, con la reforma que se acordó y publicó en ese mismo mes, más de un millón de empresas no necesitarán llevar contabilidad, ni tampoco requerirán de los servicios de un contador.

Bueno, asumo que tales afirmaciones decían relación con que se crea un “nuevo régimen”, Pro Pyme, el que permite, a las empresas determinar su “utilidad” (base imponible), para cumplir con los impuestos, mediante el uso de “una planilla de ingresos y egresos” en reemplazo de la contabilidad.

Lo anterior implica suponer, entre otras cosas, que quienes lanzan esas afirmaciones deben considerar al contador y la técnica contable, como con un único objetivo, pagar los impuestos.

La realidad es que la actividad financiera, productiva o comercial, en el mundo, impone leyes, principios y normas financieras, que para nada tienen un origen local, es decir son normas internacionales, que van por un carril distinto al de las normas impositivas de cada país.

Es así que, al menos, podría haber dudado de esas afirmaciones.

¿Habrá alguna empresa, que se tache de sería, que haya prescindido de su contador, en este año, dado lo comentado?

Por supuesto que es bien recibida la “noticia” de simplificación, donde, en algunos casos podrían no requerir de aplicar un sistema contable, la técnica contable, para la determinación de los impuestos.

¿Pero, será lo anterior, distinto a no requerir un contador?

¿Se puede efectuar una adecuada gestión, sin la información, también, adecuada?

Por lo demás, a partir de la anterior “gran reforma” (Ley 20.780 año 2014) y que opero en pleno a partir del año 2017, se creó un régimen 14 Ter, que, en lo esencial, respecto del sistema de determinación de su base imponible, operaba igual que el actual régimen simplificado Pro Pyme.

Bueno, a casi un año de las afirmaciones comentadas y en la vuelta de la esquina el proceso de rentas AT 2021, es decir el pago de los impuestos, me vuelvo a preguntar ¿las empresas pueden prescindir de un contador?

Por ahora…. afirmo que No!

 

Comparte este artículo

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Otros contenidos

Síguenos